El Papa Francisco consuela a un niño